El automóvil, que se estrelló a gran velocidad contra un árbol en Texas, cuenta con un sistema de ayuda a la conducción denominado Autopilot. Los dos fallecidos ocupaban el asiento del copiloto y un asiento trasero.
Las autoridades federales investigan el accidente que el sábado causó la muerte a dos personas en el condado de Harris (Texas, Estados Unidos) cuando el vehículo que ocupaban, un Tesla Model S de 2019 que no llevaba a nadie al volante, se empotró a alta velocidad contra un árbol.


Según las autoridades locales, nadie conducía el automóvil, que cuenta con un sistema de ayuda a la conducción denominado Autopilot. Los dos fallecidos, de 59 y 69 años de edad, ocupaban el asiento del copiloto y un asiento trasero.ç
Tras el impacto, el vehículo quedó envuelto en llamas. Los bomberos necesitaron varias horas para apagar el incendio.

El Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés), dedicada a la investigación de accidentes en el sistema de transporte del país, señaló este lunes en Twitter que había enviado dos investigadores a Harris para que estudien el accidente.

"La investigación de NTSB se concentrará en la operación del vehículo y el incendio posterior al impacto", añadió la agencia federal.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente