Derek Chauvin, el policía que se arrodilló durante más de nueve minutos sobre el cuello de George Floyd mientras estaba acostado, esposado y repetía, una y otra vez, “no puedo respirar”, fue declarado culpable de haberlo asesinado, un homicidio que horrorizó a Estados Unidos y desató una furiosa ola global de protestas contra el racismo.

El juez Peter Cahill leyó el veredicto del jurado, que halló culpable a Chauvin de tres cargos en su contra por el asesinato de Floyd el año pasado.

Durante dos días, las 12 personas que integraron ese jurado tuvieron en vilo al mundo. Sus nombres se mantuvieron en secreto. Por orden del juez, solo se los identificó con un número. “Jurado Nº 9”, “Jurado Nº 19” o “Jurado Nº52”. Siete jurados son mujeres, cinco son hombres. Seis son blancos, y otros seis son negros o multirraciales. Entre ellos había un químico, un inmigrante que vive desde hace 14 años en Estados Unidos, una madre soltera o una psicóloga retirada que ya tiene nietos, y creció cerca del lugar donde George Floyd, de 46 años, fue asesinado.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente