Un tiroteo en un edificio de oficinas del sur de California dejó cuatro muertos, incluyendo un niño, y un herido antes de que la policía disparase al sospechoso, informaron las autoridades.

Se estaban efectuando disparos en el momento en que los agentes policiales llegaron al edificio de dos pisos ubicado en la Avenida Lincoln en Orange alrededor de las 17:30 de la tarde, informó la teniente Jennifer Amat

“Ocurrió un tiroteo con agentes policiales involucrados” y el sospechoso fue trasladado a un hospital, dijo Amat, quien desconocía su estado de salud.

El tiroteo ocurrió en el segundo piso del edificio, comentó Amat. Según medios locales, los cadáveres estaban en la pasarela de la segunda planta y en un patio.

Amat no tenía detalles sobre la confrontación, qué pudo haber detonado el ataque ni por qué había un niño en el 202 de la Avenida Lincoln Oeste. Los letreros en el exterior del inmueble indicaban la presencia de varios negocios incluyendo una correduría de seguros, una consultoría financiera, un servicio de asesoramiento legal y una tienda de reparación de celulares.

Para las 19:00 horas la situación se había estabilizado y no había ningún riesgo para el público, indicó la policía.

En un tuit, el gobernador de California, Gavin Newsom, calificó los asesinatos de “horribles y desgarradores”.

“Nuestros corazones están con las familias afectadas por esta terrible tragedia”, escribió.

Una transmisión en vivo en Facebook, publicada por un residente que vive cerca del edificio, mostró a agentes sacando a una persona inmóvil y ayudando a otra, reportó el Orange County Register. En la emisión pudo verse a policías tomando dos pistolas de alguien que estaba tendido en el piso. Las autoridades se llevaron a dos personas con grilletes, agregó el diario.

Este es el último tiroteo masivo en Estados Unidos en las dos últimas semanas. Diez personas fueron asesinadas en un supermercado de Boulder, Colorado, la semana pasada y otras ocho — seis de ellas mujeres asiáticas — en tres centros de masaje de Atlanta una semana antes.

Según Amat, la balacera fue la peor en la ciudad desde diciembre de 1997, cuando un hombre armado con un rifle de asalto atacó un centro de mantenimiento del Departamento de Transportes de California y mató a cuatro personas antes de ser abatido por la policía.

La ciudad de Orange está a unos 48 kilómetros (30 millas) al sureste de Los Ángeles y tiene una población de alrededor de 140.000 personas.

Entre los fallecidos se encuentra un menor y, entre los heridos, el presunto atacante, según recoge NBC Los Ángeles.

La Policía ha informado que se produjo un tiroteo policial en un complejo comercial en torno las 17:30 horas (hora local) y que actualmente la situación se había “estabilizado”.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente