Los casos de el COVID-19 van a la baja en Estados Unidos, por lo que siete condados de California pasaron de la medida más restrictiva, la banda morada, a la segunda más restrictiva, en la banda roja el pasado martes.

De acuerdo con el gobernador del estado Gavin Newsom, los condados de El Dorado, Lassen, Modoc, Napa, San Francisco, San Luis Obispo y Santa Clara cumplieron con los criterios de su plan de reapertura.

A partir de este miércoles estos condados podrán permitir ciertas actividades que se desarrollen dentro de interiores. Los restaurantes y salas de cine podrán abrir con una capacidad de 25% o un total de 100 personas, lo que sea menor. Centros comerciales, zoológicos y museos pueden operar al 50% de capacidad. Los hoteles pueden reabrir con modificaciones, mientras que los gimnasios pueden reabrirse en interiores con una capacidad limitada.

San Francisco fue el primero de los condados en anunciar que las restricciones se aligerarían desde este martes. London Breed, alcaldesa de la entidad fue la encargada de hacer el anuncio.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente