El Ayuntamiento de Nueva York anunció este martes que todos sus empleados volverán a las oficinas a partir del próximo 3 de mayo, en una medida que afectará directamente a unas 80.000 personas y que la ciudad espera sirva para animar a las empresas a regresar también a la normalidad.

"La gente que trabaja en oficinas empezará a volver el 3 de mayo", explicó el alcalde, Bill de Blasio, quien aseguró que ese retorno se hará con medidas de seguridad como distanciamiento y ventilación.

Según De Blasio, la ciudad necesita que todos sus empleados vuelvan a sus puestos para poder servir adecuadamente a la población y espera que el movimiento sea también un "poderoso mensaje" sobre la reapertura de la Gran Manzana y su "recuperación plena".

Esos alrededor de 80.000 empleados han estado trabajando de manera remota desde el estallido de la pandemia, en marzo del año pasado, e incluyen personal administrativo, trabajadores sociales o informáticos, entre otros.

Mientras, una parte importante de los aproximadamente 300.000 empleados que tiene Nueva York ya están trabajando en sus puestos habituales, desde policías a trabajadores de recogida de basuras.

La vuelta a las oficinas municipales, sin embargo, marca un nuevo paso en la reapertura de la Gran Manzana y envía una señal al sector privado para que los trabajadores regresen progresivamente.

"Las empresas están viendo que es hora de volver", explicó De Blasio, quien destacó los progresos en las vacunaciones contra la covid-19 como un elemento clave.

Hasta ahora, una minoría de las compañías con oficinas en Nueva York han retomado la normalidad y, según algunas encuestas recientes, un gran número de trabajadores esperan poder seguir trabajando de manera remota en el futuro próximo.

Desde hace meses, representantes empresariales y, sobre todo, del sector inmobiliario han advertido de que la reapertura de las oficinas es vital para la recuperación económica de la ciudad, el gran motor económico de Estados Unidos y cuyas arcas municipales dependen en gran medida de los impuestos a la propiedad.

Sin embargo, algunas voces advierten de que el regreso a una cierta normalidad puede ser prematuro, dado que los casos de covid-19 se mantienen en niveles altos y que gran parte de la población depende del transporte público para llegar a su puesto de trabajo, lo que podría hacer aumentar aún más los contagios.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente