California allanó el camino el viernes para reabrir en abril Disneyland, otros parques tematicos y estadios al relajar criterios para la admisión de público durante la pandemia de covid-19, dijo el departamento de Salud estatal.

La decisión se tomó tras la presión de los operadores de atracciones y una fuerte declinación en la cantidad de casos. Desde el 1 de abril esos lugares podrán funcionar sujetos a condiciones fijadas por sus condados y con un aforo reducido.

Con esto “California puede empezar a reanudar más actividades en forma gradual y segura, especialmente las que se realizan en lugares abiertos y donde es posible el uso de mascarillas”, dijo el secretario de Salud Mark Ghaly en un comunicado.

Los parques de atracciones podrán reabrir a partir del 1 de abril si el condado en el que están ubicados ya no está clasificado en “zona morada”, el nivel de riesgo más alto según los criterios californianos.


El condado de Orange, donde se encuentra Disneyland, y el de Los Ángeles, donde se halla Universal Studios, todavía están clasificados como “morados”, pero podrían pasar al rojo en unas pocas semanas.

Sin embargo, su capacidad en zona roja se limitará al 15% del nivel habitual (25% en naranja y 35% en amarillo) y solo los habitantes de California podrán tener acceso inmediato a estos parques, especifica el Departamento de Salud.

Los estadios y otras estructuras al aire libre podrán reabrir para competencias deportivas o conciertos a partir del 1 de abril, independientemente de su ubicación.

Sin embargo, el número de visitantes admitidos, nuevamente limitado a los residentes de California, dependerá del nivel de riesgo asociado con el covid-19: solo 100 espectadores autorizados en la zona “púrpura”, 20% en la zona “roja”, 33% en la “naranja”, etcétera.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente