Los muertos son diez, uno de ellos policía, en un supermercado del pueblo de Boulder, en Colorado. Una persona, presuntamente el asesino, ha sido detenida con heridas leves.

Los detalles de los asesinatos son todavía escasos, aunque existe al menos un vídeo grabado literalmente durante el tiroteo y retransmitido en directo en YouTube. En las imágenes se ve claramente a tres personas en el suelo, presumiblemente muertas. Una está en el aparcamiento del establecimiento; una segunda en la rampa de entrada; finalmente, la tercera está a la entrada del centro comercial. Increíblemente, el vídeo también muestra a una persona mayor con su mascarilla saliendo tranquilamente del local mientras manipula su teléfono móvil. Cuando el autor de la grabación le pregunta dónde está el asesino, esa persona señala al interior de la tienda sin inmutarse. Poco después se escuchan tres disparos.

Según los medios de comunicación locales, el tiroteo comenzó alrededor de las 2 y media de la tarde hora local, 11 y media de la noche hora en la Península Ibérica. A juzgar por las imágenes del vídeo, el asesino empezó a disparar en el aparcamiento, y siguió haciéndolo dentro del supermercado, de la cadena King Soopers, muy popular en la región de las Montañas Rocosas, en las que está Boulder, y que a su vez es propiedad de Krogers, una de las empresas de distribución más grande de Estados Unidos. Los medios de comunicación estadounidenses han declarado que el autor de los disparos iba armado con un rifle.

Alrededor de una hora más tarde, las cámaras de las televisiones mostraban a un hombre vestido con lo que parecían unos pantalones cortos, esposado y sangrando por una pierna, flanqueado por dos agentes que, para los parámetros de la policía estadounidense, lo tratan con una delicadeza extrema. Las autoridades no han confirmado ni desmentido que esa persona sea el asesino, aun que han dicho que el detenido ha sido tratado de una herida en un hospital. Con anterioridad a la detención, los medios de comunicación habían publicado una serie de imágenes en las que se veía un enorme despliegue policial alrededor del supermercado, que mostraba sus cristaleras rotas, como si hubiera producido un intenso intercambio de disparos. Tampoco se sabe por el momento si hay más heridos.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente