Un tribunal estatal de Nueva York ordenó la puesta en libertad de tres hombres que han pasado 24 años en prisión por un doble asesinato en 1996 que según la última sentencia en realidad no cometieron.

El juez Joseph A. Zayas repudió a la Fiscalía por ocultar pruebas que hubieran cuestionado la condena impuesta a George Bell, de 44 años; Gary Johnson, de 46, y Rohan Bolt, de 59, por los asesinatos el 21 de diciembre de 1996 de Ira “Mike” Epstein y de un policía fuera de servicio, Charles Davis, en un asalto al negocio de cambio de cheques de Epstein. Según un artículo de Telemundo, Davis perdió la vida en sus esfuerzos por proteger a Epstein cuando trabajaba fuera de servicio como seguridad para el comercio que fue atacado en Queens.

“La Fiscalía ocultó intencionadamente a la defensa información creíble que apunta a que los responsables del crimen fueron otros. Esta información exculpatoria estaba en posesión de la Fiscalía e incluso fue documentada e investigada por el fiscal jefe durante el juicio del señor Bell”, apuntó el juez. Para el magistrado, la Fiscalía “ha abdicado totalmente de su función de buscar la verdad en estos casos”.


Hasta cinco testigos dieron versiones que contradecían directamente las confesiones de los imputados y la defensa argumentó entonces aportando pruebas que las confesiones fueron obtenidas bajo coacción.

Los tres condenados han sido puestos en libertad bajo fianza el viernes y en junio se celebrará una vista que podría confirmar finalmente su inocencia

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente