La mutación preocupa a los científicos ya que, según su evidencia, puede debilitar la efectividad de las vacunas.

La nueva variante, llamada B.1.526, apareció por primera vez en muestras recolectadas en la ciudad en noviembre, según informa The New York Times. «Observamos un aumento constante en la tasa de detección desde finales de diciembre hasta mediados de febrero, con un aumento alarmante al 12,7% en las últimas dos semanas», señala un equipo del Centro Médico de la Universidad de Columbia, indica CNN.

Una de las mutaciones en esta variante es la misma que la encontrada en la variante que se detectó por primera vez en Sudáfrica. También puede debilitar la efectividad de las vacunas, según encontraron dos equipos de investigadores.

Comenta esta noticia

Comenta esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente